Raúl Expósito

Existen dos maneras de hacer software: la primera es hacerlo tan sencillo que obviamente no haya deficiencias. La segunda es hacerlo tan complejo que no haya deficiencias obvias. El primer método es, de lejos, el más difícil.